Blog

llámanos 998 240 3684

Yoga durante el embarazo June 25, 2014

yoga prenatal
¿Estás embarazada y estás buscando la forma ideal de prepararte tanto física como mentalmente para el momento del alumbramiento? El Yoga es tu respuesta. Las clases de Yoga para mujeres embarazadas se están haciendo cada vez más populares por sus múltiples beneficios que no solo te ayudan a tonificar los músculos, a mejorar tu circulación y tu equilibrio sino que también te enseñan a respirar y a relajarte, dos cosas muy importantes cuando para cuando llegue el gran día.
¿Qué beneficios te aporta el Yoga para embarazadas?

Como muchas otras disciplinas, se centra no solo en lo físico sino también en lo mental. Muchos estudios sugieren que:
  • Te ayuda a dormir mejor
  • Reduce las náuseas, la falta de aliento, y los dolores de espalda y de cabeza
  • Reduce la hipertensión gestacional y el riesgo de un parto adelantado
  • Reduce la ansiedad y el estrés
  • Aumenta la flexibilidad y la fuerza de tus músculos, tan necesarios para el momento del parto

¿Qué puedes esperar de una clase de Yoga para embarazadas?
  • Al mover tu cuerpo para conseguir diferentes posturas, ya sea de pie, sentada o acostada, estarás desarrollando la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio necesarios para llegar a término. Muchas clases incluyen accesorios como cinturones, almohadas o cobijas que te ayudarán a estar más cómoda.
  • Trabajarás en tu respiración. Podrás practicar diferentes técnicas que incluyen hacer ruidos como tararear o gruñir. Esto te ayudará a manejar la falta de aliento en el momento del parto así como controlar las contracciones.
  • Tendrás que estirar cuidadosamente tu cuerpo, brazos, cuello, etc. 
  • El final de cada clase incluye un tiempo para relajarse y reencontrar el ritmo normal. Es posible que te pidan que escuches los latidos de tu corazón y aprendas a reconocer diferentes sensaciones, emociones y pensamientos. Algunos instructores incluyen la repetición de un mantra para aumentar la sensación de calma interior.

Como en toda actividad, recuerda ser realista con tus metas, consultar siempre con tu doctor si las clases de Yoga son para ti, evitar posturas incómodas y sobre todo, escuchar tu propio cuerpo.
Foto por Krista Shirley